El sector inmobiliario cerró la primera parte del año con balance positivo. La recuperación del crédito, del empleo y de la confianza apoyó el aumento de las ventas. La actividad constructora creció significativamente, aunque desde niveles relativamente bajos. Las expectativas macroeconómicas para la segunda parte del año seguirán favoreciendo la recuperación del sector.

Fuente:BBVA Research